En líneas generales existen 4 tipos de mascarillas, que en función de su certificación y tipo, pueden proteger contra coronavirus o simplemente ofrecen una barrera protectora higiénica.
¿Dónde comprar mascarillas desechables? Según el tipo, podrá adquirirla en un suministro industrial, farmacia, tienda especializada en equipos de protección individual o en cualquier tienda textil si fuese higiénica.

1. Mascarillas filtrantes FFP: se dividen en tres grupos:

  • FFP1: nivel de protección 4,5 TLV
    • Filtran polvos no tóxicos (silicio, lana de vidrio, grafito, cemento, azufre, carbón, metales ferrosos, madera blanda, etc).
    • Se destinan a bricolaje, corte y lijado de madera, hierro, acero, cristal, o textil, entre otros.
    • No serían válidas para virus o bacterias.
  • FFP2: nivel de protección 12 TLV
    • Filtran partículas finas y tóxicas. Sirven para todo lo que vale una FFP1, pero además protegen contra humos, polvos o aerosoles.
    • También protegen contra virus y fibras de asbestos (siliconas, asbestos, plomo, humos de acero o zinc, sulfuro de cromo y aceites).
  • FFP3: nivel de protección 50 TLV
    • Sirven para todo lo que valen las FFP1 y FFP2, y además protegen de plomo, amianto, fibras de cerámica, rociado de hormigón, contra tipos venenosos de polvo, humos y aerosoles.
    • Protegen contra alergias, virus, bacterias y hongos.
    • Industria química: oncogénicos, partículas venenosas, berilio, níquel, uranio, etc.

Este tipo de mascarillas son un EPI de categoría III, y como tal, pasan un control anual de fábrica y deben ir marcadas con el logo CE y el nº de organismo notificado que llevó a cabo el control de calidad:

2. Mascarillas KN95: Son las equivalentes en China a una FFP2, filtrando un 95% de las partículas en el aire, protegiendo las vías respiratorias de virus, bacterias, etc.
Sanidad ha hecho hincapié en las numerosas mascarillas de este tipo sin certificados válidos (emitidos por organismos no autorizados).

3. Mascarillas quirúrgicas: son las que se utilizan en cirugías u otros procesos. Se suelen utilizar para evitar salpicaduras de fluidos y protegen más al resto de personas que a quien la lleva puesta, porque son básicamente una barrera cuando la persona estornuda o tiene tos. Por tanto, no son efectivas para prevenir el contagio.

4. Mascarillas higiénicas: no es producto sanitario ni EPI, y no están diseñadas para proteger de ningún riesgo.  Sin embargo, sí están destinadas a aquellas personas sin síntomas, con el objetivo de reducir el riesgo de transmisión de la persona no enferma o sin síntomas.